mala praxis

Salvarás el planeta si…
No jodas ¿Yo? ¿50? ¿No podría ser una sola cosa?

Debo ser el único cartuli que ha pagado (2€) por este librillo «impreso en papel reciclado y ecológico» en 1992 cuando preocupaban:

– Capa de ozono
(ahora ya menos)

– LLuvia ácida
(he oído por ahí que la caída del muro…)

– Efecto invernadero
(ni venusiano ni marciano, por favor)

– Cambio climático
(aún no era top, pero ya asomaba)

– Extinción de especies
(una constante)
– Plástificación del medio natural
(no tengo nada que decir)

– Deforestación
(Ahora crece, pero deslocalizada, pero…)

Grandes problemas para los que TÚ y YO teníamos nada menos que 50 cosas sencillas que hacer

¡50!

Unas han envejecido mejor que otras…

– No he visto eólica, fotovoltaica, solar térmica ni movilidad eléctrica, que ya estaban inventadas décadas atrás

– Aislar tu casa se amortizaba en ¡meses!

– El aire acondicionado consumía 8 veces más que ahora, un imposible dado que ha solo ha duplicado su eficiencia desde entonces y las casas no se han asilado x4

– Las sugerencias para el agua caliente, entre confusas y contraproducentes

Mitos, modas y groserías a parte, otras ideas se mantienen frescas, hasta las hemos ido incpororando a nuestra vidilla

Pero…

¿Y si está todo al revés?

¿Y si hicieramos UNA SOLA cosa?

Una capaz de ordenar todo lo demás, quiero decir

No sé, dejar de sentir y esparcir culpa y que asumamos nuestra estricta responsabilidad como malapraxis que somos:

«Administrar los recursos escasos de nuestros negociados (hogar, negocio, patrimonio) con ánimo de lucro, para vivir más y mejor»

Me lo llevo a la aerotermia como ejemplo:

– La inmensa mayoría de pisos y unifamiliares no la pondría
– Un 50% (en España) probaría a calefactarse con la que ya tiene (aire)
– Las calefacciones centrales se hibridarían con aerotermia y gas
– Nadie en su sano juicio descentralizaría una calefacción central existente
– Grandes empresas e instituciones públicas se descarbonizarían ya

Florentino habría añadido al Bernabeu en una planta de geotermia, apoyada con aerotermia, biodigestores y fotovoltaica capaz de justificar su persistencia en el interior de una urbe, con una comunidad de energía de barrio tan ejemplar como imitable

Y apuesto que:

– Aumentaría el tamaño del mercado de forma orgnánica e indefinida
– Mejoraría (falta hace) el oficio de los profesionales
– Habría menos fabricantes, pero más rentables, fiables e innovadores
– Los mitos y falsas promesas se diluirían
– Bajarían los precios, que no la rentabilidad en €
– Mejorarían globalmente las emisiones y las ciuades serían más saludables
– Consumidores, profesionales y organizaciones tendrían más renta disponible

Que podrían invertir en otros sectores

Y vicecersa, aquellos que empearon con la movilidad o la alimentación, con su igualmente mejorada renta, se econtrarían un mercado de calefacción ordenado, creible, accesible y rentable sin necesidad de libros de recetas pasajeras

Dime, por qué no!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *