mala praxis

¿Que pasaría si el estudio de #CalidadDelAire de Ecologistas en Acción se hubiera hecho en primavera?

Según su informe, medidas las concentraciones de NOx alrededor de 114 centros escolares en enero y febrero… 

– Ninguno cumple las recomendaciones de la World Health Organization

– El 10% cumpliría los nuevos límites normativos

– El 87% cumpliría los antiguos límites normativos

Salvo despiste mío en la lectura diagonal, el informe solo enfatiza en el tráfico como fuente y las restricciones del tráfico, como solución

¿Qué hay del propio edificio y los adyacentes?

Según el último inventario de emisiones, el tráfico es responsable del 37% y los edificios del 13%…

Considerando que:

– Un centro de educación emite unos 100 días al año, ocho horas al día y punto

– Una resdidencia de ancianos, un hospital o una comunidad de propietarios lo hacen 365 días al año, pero el 70% de esas emisiones se dan en invierno…

¿Cuánto mejorarían los resultados en en primavera y otoño?

Descontando el verano…

¿Cómo de grave es este problema y cuánto de la solución está en regular la movilidad alrededor de los ubicuos centros de educación?

Apuesto a que cada euro y minuto invertidos en #CalidadDelAireInterior en centros de educación en lugar de en modelos de movilidad sería más eficaz

Y produciría otros impactos positivos, como:

– Costes sanitarios indirectos

– Costes familiares, por conciliación ante los absentismos

– Rendimiento académico y por ende, mejor salud mental

– Productividad a corto, medio y largo plazo

Y mira tú que cosas, no haría falta un impluso legistativo: basta con que los centros de educación cumplan la normativa para espacios de pública concurrencia en lo relativo a ventilación

¿Impactos negativos?

Gastos farmaceuticos, industria de la movilidad eléctrica, comercializadoras de todo tipo de energía…

Sobrevivirían, ¿no crees?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *