mala praxis

𝗜𝗻𝘀𝘁𝗮𝗻𝘁𝗮́𝗻𝗲𝗮𝘀 𝗱𝗲 𝘀𝘂𝗲𝗹𝗼 𝗿𝗮𝗱𝗶𝗮𝗻𝘁𝗲 para ilustrar una máxima capital: 𝘁𝗼𝗱𝗼𝘀 𝗹𝗼𝘀 𝗰𝗮𝗺𝗶𝗻𝗼𝘀 𝗽𝘂𝗲𝗱𝗲𝗻 𝘀𝗮𝗹𝗶𝗿 𝗯𝗶𝗲𝗻 𝘆 𝗺𝗮𝗹, pero hay maneras de reducir riesgos antes de que sea tarde 👇

𝗣𝗿𝗶𝗺𝗲𝗿𝗼, lo sutil 🧐

¿Qué 𝗱𝗶𝗳𝗲𝗿𝗲𝗻𝗰𝗶𝗮 𝗵𝗮𝘆 𝗲𝗻𝘁𝗿𝗲 𝗲𝗹 𝘁𝘂𝗯𝗼 𝗿𝗼𝗷𝗼 𝘆 𝗲𝗹 𝗴𝗿𝗶𝘀?

• Por buena pinta que tenga la imagen de la izquierda, el rendimiento y su coste energético serán peores

• En la izquierda, una ingeniería había diseñado el suelo y en la derecha, la propiedad se ahorró la ingeniería fiándose del oficio del instalalador

• En ambos casos, la propiedad presindió del coste de dirección de obra

• A la propiedad del tubo rojo le gustó tanto la estampa que se la envió a la ingeniería para mostrar los progresos de la obra y….𝗮𝗹𝘁𝗼!

El proyecto, la medición y la oferta ganadora del concurso de instaladores que realizó la ingeniería debían concluir en una imagen similar a la foto de la derecha, pero al no haber dirección de obra….el instalador puso menos tubo del que había vendido

Y pudimos pararlo a tiempo, casi fortuitamente

𝗦𝗲𝗴𝘂𝗻𝗱𝗼, lo grosero 😵

¿De verdad 𝗮𝗹𝗴𝘂𝗶𝗲𝗻 𝗲𝘀 𝗰𝗮𝗽𝗮𝘇 𝗱𝗲 𝗵𝗮𝗰𝗲𝗿 𝗲𝘀𝗼 𝗱𝗲 𝗹𝗮 𝗲𝘀𝗾𝘂𝗶𝗻𝗮 𝗱𝗲𝗿𝗲𝗰𝗵𝗮?

• Sí, las tres imagenes corresponden a 2019

• En el proyecto del tubo blanco, la propiedad prescindió de ingeniería y también del oficio de un instalador en la ejecución del suelo ¿pero, conocía el riesgo?

• Pudo evitarse! Porque el instalador del tubo gris pasó por allí a ofertar la #aerotermia prevista para el tubo blanco que «ya estaba resuelto»

𝗧𝗲𝗿𝗰𝗲𝗿𝗼, los actores 👯‍♀️

En el tubo rojo, un proyecto de Energy Flow Concept que por los pelos no resultó en en un sutil engaño al cliente, que afectaría indefinidamente al resultado

En las dos imágenes de la derecha, proyectos de Intecser Clima una empresa experta, dedicada y delicada que no necesita ingeniería ni dirección de obra para hacer las cosas bien en los terrenos que domina

𝗖𝘂𝗮𝗿𝘁𝗼, aprendizajes 🤹

• Puedes confiar en contratistas, ingenieros, instaladores, constructoras, arquitectos o en profesionales muy 𝘢𝘱𝘢𝘯̃𝘢𝘰𝘴 que te recomienda no se quien, y te puede salir bien o mal

• El ojo del amo engorda al caballo: reducir los riesgos depende de ti

• El oficio y la capacidad de un instalador se ve con facilidad en su oferta, su forma de responder a preguntas y planificar obras

• Puedes escoger tú o dejarte asesorar en todas o alguna de las fases del proyecto

𝗤𝘂𝗶𝗻𝘁𝗼, truco para prevenir cagadas con el suelo

La oferta debe especificar los metros de tubo totales y ser farragosa, no simple y con ambigüedades tipo «suelo radiante para X m2»

𝗖𝗼𝗻𝗰𝗹𝘂𝘀𝗶𝗼́𝗻/

Nos priva ahorrarnos esfuerzo, tiempo y dinero, por eso la #malapraxis es natural, humana y compartida. Un trabajo en equipo.

Pero puede mejorar 😉

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *